¡SIN ETIQUETAS!

Siempre hemos tratado de ponernos en uno de esos estúpidos frascos para ser etiquetados; lesbianas, gays, bisexuales, pansexuales, heterosexuales, bla bla bla. ¡Tan complicado! Mucho más facil, más simple, y más acogedor, por lo menos para mí, es no bancarme ninguna. Si me gusta alguien, pues me gusta, no hay más lios, no me importa si es un humano o un E.T. Me gusta y ya.

Hoy en día muchas niñas se hacen un problemon por tratar de buscar en que casilla poder meterse, en cual pertenece, en cual debería estar, y yo les digo, siempre se los diré, NO IMPORTA, ¿Por qué tiene que importar tanto llevar consigo una etiqueta? Es como llevarlo a todos lados y gritar ¡oye, soy lesbiana! ¿No es más bonito gritar ¡oye, me gusta ella! ¡oye, me gusta él! ¡oye, me gustas tú!¡